Rafting en Murilllo de Gallego - All Rafting

Rafting: así fue mi primera experiencia

Hemos pedido a Lucía que nos cuente cómo ha sido su primera experiencia haciendo rafting en Murillo de Gallego. Lucía es una de las muchas usuarias que ha llegado a nosotros recientemente para hacer rafting, y simplemente le hemos pedido que nos cuente su experiencia. Y aquí va. ¿Os sentís identificados? ¿Os llama la atención? ¿Os animáis a practicar rafting después de leerla?

Mi primera experiencia en Rafting

Hace unos meses tuve la despedida de soltera de mi mejor amiga. Ella es mucho más aventurera que yo y se nos ocurrió prepararla un fin de semana de aventura. Una de las actividades estrella, sin duda, fue el rafting. Ella no lo había practicado nunca, pero tenía muchas ganas, así que nos pareció una idea fantástica. Yo la verdad es que iba un poco asustada. No es que no sea lanzada, pero a priori el rafting me sonaba a deporte de riesgo complicado.

Pues no solo la novia disfrutó como una niña pequeña, sino que todas y cada una de las amigas salimos encantadas de la actividad. Desde el primer momento en el que te colocas toda la vestimenta y te explican un poco el funcionamiento ya te va entrando el gusanillo de subirte a la barca y ver qué se siente. En las primeras remadas ya empiezas a descargar adrenalina, ves como entre todos vas desplazándote por el río y empiezan a surgir canciones, gritos de guerra… y mejor aún según vas avanzando y vas haciéndote con el sistema. Te mueves donde quieres, das vueltas sobre ti mismo, o vas en busca de otra barca para que los integrantes prueben el agua… súper divertido esos momentos en los que te picas con otras barcas, o con tus compañeras y os vais cayendo al agua, sobre todo el momento de volver a subir, porque te entra la risa y eres incapaz de subir sin ayuda. Ahí la verdad es que los compañeros de All Rafting en Murillo de Gallego estuvieron super agradables y nos echaron una mano en todo.

Lo más divertido del rafting

Pero, sin ninguna duda, lo más divertido del rafting es el momento en el que ya has pillado el tranquillo de la dinámica y empiezas a coger rápidos, zonas de bajadas, rocas que esquivar a un lado y a otro, etc. es el verdadero momento en el que descargas adrenalina, todo tu equipo va “a una”, sientes esa cosilla en el estómago, etc. es una experiencia divertida, pero también enriquecedora, que fomenta el equipo porque todos sois importante, libera tensiones, te olvidas de todo, te ríes, cantas, liberas el estrés de la rutina… sin duda el rafting es una actividad que merece mucho la pena y es muy recomendable para una despedida de soltera, pero también para hacer una actividad diferente con amigos, entre compañeros de trabajo e, incluso, con adolescentes y jóvenes, ya que el rafting es un deporte saludable, en equipo, que fomenta el compañerismo y el gusto por la naturaleza.