Rafting en Murilllo de Gallego - All Rafting

¿Por qué nos da miedo el rafting y por qué estamos equivocados?

Suele pasar, es algo habitual. Pensar en rafting es pensar en deporte de riesgo, en deporte extremo… y, sobre todo para los que no son muy lanzamos, puede asustar. Nada más lejos de la realidad.El rafting suena a deporte arriesgado, porque suele relacionarse o introducirse en los deportes de aventura. Pero no tiene nada que ver, y no se debe confundir, aventura con riesgo. Dentro de un deporte de aventura está el barranquismo, el rafting, la escalada o el kayak. Cada uno es diferente, y cada uno tiene un riesgo distinto. El rafting es un descenso de ríos, una actividad deportiva que consiste en recorrer el cauce de ríos en la dirección de la corriente a bordo de una embarcación o balsa. Cierto es que la actividad se realiza en lo que se denomina “ríos de aguas Bravas”, en los que se produce espuma por los cambios de corrientes, rocas o demás turbulencias que hacen que la travesía sea más o menos movida.

Pero eso precisamente es lo que hace del rafting una actividad divertida. Además, existen diferentes niveles, en función de la experiencia del que lo practica y las líneas del río que el guía decida coger son más o menos bravas dependiendo de la habilidad y conocimiento de este. Siempre se adaptan a los grupos , según sus necesidades y según lo que vea el guía.

El rafting es seguro

Pero, sea cual sea el nivel de rafting, siempre se realiza con una serie de medidas de seguridad. Todos los integrantes de la balsa llevan casco, protegiendo la cabeza de cualquier golpe entre compañeros, o improbables choques con rocas u otros elementos de la naturaleza. Siempre irá un monitor con el grupo para que sepan por donde van, puedan ayudar en caso de ocurrir algún problema, etc. Alguno de los responsables imparte una pequeña clase inicial en las que se explica cómo debe utilizarse el material, cómo colocarse en la balsa, cómo remar, etc. O

tro de los elementos obligatorios cuando se practica rafting es el chaleco salvavidas, por lo que cuando se está en el agua, se flota permanentemente, y no hay peligro de ahogo. Además, sobre todo en los cursos de iniciación, el rafting suele realizarse en ríos con muy poca profundidad. Las empresas que se dedican al rafting son las primeras que quieren que todo vaya bien, por lo que si las inclemencias del tiempo o cualquier otro problema impiden practicar la actividad de forma segura, no se podrá realizar.

El rafting no es un deporte peligroso, es una actividad diferente, divertida y segura, que no hay que temer, y que todo el que prueba, repite.