Rafting en Murilllo de Gallego – Rafting Huesca – All Rafting

Practicar rafting en Aragón: historia y posibilidades

Dentro de las actividades de multiaventura que se practican en plena naturaleza, el rafting en Aragón destaca como uno de los más populares y emocionantes. El rafting es un deporte acuático que consiste en descender navegando por un río de aguas bravas subidos en una balsa,  o también llamado “raft” neumático, e impulsados por las palas que manejan los participantes.

Las primeras empresas en trabajar el rafting en Aragón empezamos en años 90. En un primer momento, el rafting en el pirineo aragonés se quedaba reservado para el verano y los puentes de primavera. Las primeras personas en practicar rafting eran montañeros, o aventureros que les gustaba el deporte más extremo. No había muchas empresas dedicadas al rafting, así que se encontrbaan fácilmente. Con el tiempo, las actividades de multiaventura, como el rafting, han ido creciendo, profesionalizándose y ganando adeptos. También se ha ido adaptando a todo tipo de colectivos como colegios, familias, campamentos, despedidas de soltero, empresas, etc. Además, la temporada se ha alargado, y es posible practicar raffting desde mediados de marzo a mediados de octubre.

Rafting en Aragón: los ríos donde practicarlo

En Aragón hay tres ríos principales para hacer rafting, situados en las provincias de Huesca y Zaragoza. Estos ríos son:  el Ara, el Esera y, tal vez el más conocido, el río Gállego.

El río Ara es un río pirenaico, encañonado y de aguas cristalinas. Solo suele tener caudal suficiente para poder navegar en primavera, cuando el deshielo de la nieve o la lluvia le dan suficiente agua. En el río Ara encontramos dos tramos que se forman en función del caudal existente. Son los que van desde un poco más arriba del pueblo de Torla hasta la localidad de Broto, que es tramo del cañón y el que va desde Broto hasta Fiscal, más abierto pero con grandes olas cuando hay mucho deshielo.

El río Esera es un río más caudaloso y ancho que el Ara, pero igualmente interesante para practicar rafting. Tiene una temporada más larga, aunque depende de las sueltas de agua de las centrales eléctricas aguas arriba de los tramos navegables. En primavera siempre encontraremos caudal suficiente para navegar, aunque en los meses de verano y en otoño puede haber fechas que no se pueda. El tramo de las Pirámides es el más espectacular de este río.

Por último, el río Gállego es caudaloso y similar al Esera en su dificultad y longitud. Está situado a mitad de camino entre Jaca y Huesca, en el pre-pirineo aragonés. Con sus diez kilómetros navegables en primavera (en su tramo nivel III),  desde el Pantano de la Peña hasta el pintoresco pueblo de Murillo de Gállego, hacen de él una actividad perfecta. En verano, el caudal suele bajar un poco pero sigue siendo navegable y muy divertido. En esta época se hace el tramo que va desde Carcavilla hasta Murillo de Gállego (tramo nivel II, 7 km). Una de las maravillas de este río es su paso bajo los Mallos de Riglos, con sus casi 300 metros de paredes verticales de conglomerado naranja compartido por escaladores y buitres leonados. Los rápidos del paso de olas, el Embudo, las Gradas y la S son algunos de sus mejores rápidos.

Otros ríos para practicar rafting en Aragón

Podemos encontrar otros ríos estupendos para disfrutar del rafting en Aragón, pero con caudales más irregulares y, por tanto, más complicado para encontrar una empresa que vaya. Son los ríos Esca (valle del Roncal), el río Veral (valle de Anso) y el Aragón Subordán (valle de Hecho). En todos estos ríos (situados entre el pirineo de Aragón, el catalán y el navarro) los descensos suelen ser de media jornada (ente 1,5 y 2 horas), ya que los tramos más interesantes suelen ser de distancias reducidas. Por ejemplo, los 4 km. del descenso de Torla a Broto o los 10 km del rafting III del río Gállego. Lo bueno de esta duración es que da la posibilidad de compatibilizarlo con otra actividad el resto del día o ir a comer por ahí para recuperar fuerzas. En otros países, con ríos más largos o cadenas montañosas más grandes, sí que es posible encontrar ríos navegables de más duración.

Alojamiento para practicar rafting en Aragón

Algunos de los lugares más populares para alojarse en el Pirineo y Pre pirineo de Huesca son: Jaca, Villanua, Canfranc, todo el valle del Aragón (Jacetania, Biescas, Panticosa), todo el valle de Tena (Alto Gallego), el valle de Hecho, el valle de Anso, el valle del Roncal, Alquezar, Rodellar y prácticamente en toda la sierra de Guara (Somontano de Huesca) y Huesca capital (comarca de la Hoya de Huesca). Desde estas zonas el lugar más próximo para poder hacer rafting es el río Gállego.

Si estas alojado en la zona del parque nacional de Ordesa, Fiscal, Broto y Torla, el río que tienes más próximo es el  Ara. Lo podrás disfrutar en primavera siempre recordando que es un río un poco más fuerte que el Esera o que el Gállego y, por tanto, solo recomendable a personas con cierta soltura deportiva y no apto para familias o grupo heterogéneos. Si tu estancia se desarrolla en verano, los ríos que tienes más próximos para realizar tu descenso en rafting son el Gállego y el Esera.

Si estas alojado en la zona de Aínsa y valle del Cinca o en Graus, Campo o en cualquier punto del valle de Benasque, el río que tienes más cerca para practicar el rafting es el Esera.