Rafting en Murilllo de Gallego – Rafting Huesca – All Rafting

Qué se ejercita cuando se practica rafting

El rafting o descenso de ríos es una actividad de multiaventura, pero también es un deporte. Es cierto que no se trata de una actividad deportiva que se practique regularmente, como el running o el spinning, pero al final sí es un deporte en el que se ejercitan los músculos. Por lo tanto, si eres de los que les gustan los deportes de aventura, tienes la oportunidad de practicar rafting de forma más habitual o vives cerca de zonas como Murillo de gallego, en las que se puede practicar este tipo de actividades regularmente, puedes plantearte practicarlo de forma regular.

También si eres de los que durante los fines de semana o periodos vacacionales o de descanso te gusta hacer deporte de aventura o actividades muy dinámicas porque practicas deporte regularmente, el rafting es una opción muy buena. Y es el que rafting no solo es una actividad divertida y en la que se pasa muy bien en grupo, sino que también es un deporte en el que se trabajan varios grupos musculares.

Cuando se practica rafting de forma lúdica, en una despedida de soltero/a, o en una escapada con amigos o familiares parece que no te das cuenta porque estás constantemente riendo y pasándolo bien, pero estarás ejercitando tus músculos y activando el organismo, como si estuvieras practicando un deporte completo. En primer lugar, los músculos del brazo: bíceps y tríceps se potencian cada vez que se rema, y dependiendo de la fuerza a intensidad que le pongas, se trabajará más o menos. Durante el tiempo que estás en la balsa, las piernas deben ejercer una fuerza y presión para mantener el equilibrio y no caerte, mientras se está remando. Por tanto, cuádriceps y gemelos se fortalecen en el rafting. Ese equilibrio que se mantiene durante la actividad es ayudado con los abdominales, que funcionan como freno para no caer hacia atrás en la balsa, por lo que también este grupo muscular se fortalece.

Además, como sabes en el rafting te vas a mojar seguro, porque caerás al río en un 100% de posibilidades. Esto significa que tendrás que nadar y si hay un ejercicio completo, ese es la natación. Tener que nadar hacia la balsa o ir a rescatar el remo deberás moverte piernas y brazos coordinadamente, por lo que los músculos también tendrán trabajo.

Por tanto, el rafting es una actividad de aventura en el que no solo pasarás un buen rato, sino que puedes tomártelo como deporte para fortalecer y tonificar músculos de las piernas, brazos y abdominales.